Un científico se dispara bajo el agua para demostrar la fuerza centrípeta